Calificá esta película
Calificá esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

Alicia (Mia Wasikowska) es una chica de 19 años que regresa al mundo mágico donde se adentró siendo una niña para reunirse con sus antiguos amigos: el Conejo Blanco, Tweedledee y Tweedledum, the Dormouse, the Caterpillar, el gato de Cheshire, y por supuesto, el Sombrerero Loco (Johnny Depp). Alicia se embarca en un viaje fantástico para encontrar su verdadero destino y poner fin al reinado de Terror de la Reina Roja (Helena Bonham Carter).

Ficha técnica

Género Animación, Fantasía
Título Original Alice in Wonderland
Director Tim Burton
Protagonistas Johnny Depp, Anne Hathaway, Helena Bonham Carter, Alan Rickman, Mia Wasikowska, Michael Sheen, Crispin Glover
Año de producción 2010
Duración 109 minutos.
Productor Dyson Lovell
Guionista Lewis Carroll, Peter Barnes
Música Richard Hartley
País Estados Unidos
Calificación de la comunidad
(Basada en 7458 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 12 críticos)
Ultima modificación la vieja (Hace 4 anos)
Experto de esta película
cmgustavo cmgustavo es el experto de esta película con 6 puntos

Regístrate, suma puntos y conviértete en el experto de esta película

Críticas de la prensa

Escribiendo Cine - Juan Pablo Russo (Argentina)

La nueva y esperada película de Tim Burton (Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street, 2007) demuestra una vez mas porqué es uno de los grandes directores del mundo contemporáneo. Su alegórica y obscura visión del clásico de Lewis Carroll Alicia en el país de las maravillas, producido por la Disney, es una pequeña obra en donde lo esen ... Leer más La nueva y esperada película de Tim Burton (Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street, 2007) demuestra una vez mas porqué es uno de los grandes directores del mundo contemporáneo. Su alegórica y obscura visión del clásico de Lewis Carroll Alicia en el país de las maravillas, producido por la Disney, es una pequeña obra en donde lo esencial no está puesto en los efectos sino en la construcción corrosiva de una historia que va más allá de lo que se ve. Una crítica social a un mundo cegado por la ambición y el poder.
Alicia, que ya tiene 20 años es llevada engañada a su propia fiesta de compromiso en plena Inglaterra de segunda mitad del siglo XIX, pero ante una presencia inesperada –real o alucinatoria- se cae en un pozo que desemboca en un mundo ilusorio. Un mundo en donde los animales y las plantas hablan y dos reinas hermanas se disputan el poder entre una serie de personajes atípicos y bizarros que integrarán ambos bandos. Una historia de ensoñación que Alicia sabrá transitar, teniendo en claro que sólo se trata de eso… un sueño mágico en un mundo que de maravilloso nada tendrá.

Esta nueva versión de Alicia en el país de las maravillas (Alice in Wonderland, 2010) no es otra cosa que un sueño, un sueño que es el mismo por el que va a transitar Alicia en todo el film. Un sueño que se asemeja a una pesadilla y que Tim Burton tiñó de obscuridad a través de una puesta en escena dark –característica insoslayable del director- pero que, a su vez, se nutre de diálogos irónicos, plagados de comentarios ácidos y mordaces, que en muchos casos se contradicen con el onirismo del cuento, pero que el genial director hace pasar como casuales e inadvertidos ante la presencia de un espectador desatento y nada participativo. Habrá que estar muy atento para entender el doble sentido que imprime cada diálogo.

No se puede negar la búsqueda estética en la perfección que hacen de Burton uno de los directores más afamados del mundo. En este caso esa búsqueda va más allá del efectismo y del 3D – un mérito no menor y que últimamente se ha convertido en un aliado para evitar la piratería- y que está puesto en la impecable dirección de arte, creada digitalmente mostrándonos un mundo maravilloso pero a la vez tenebroso, en el que interactúan personajes tan góticos desde lo externo como actuales desde lo interno.

La lucha del bien y del mal, la ambición del poder a cualquier precio, la locura como medio de escape ante la realidad, el convencimiento de conseguir lo imposible si uno cree que puede lograrlo, la ruptura de los mandatos sociales y familiares, y fundamentalmente la confianza de que el país de las maravillas está dentro de uno y no es un mundos individual y ajeno, son los tópicos por los que el film de Tim Burton nos hace peregrinar a lo largo de sus más de 100 minutos de metraje, en el que todo lo que se ve no es lo que parece.

Helena Bonham Carter como la Reina Roja es la que se lleva todos los laureles actorales, un personaje tan malvado como cómico, que nos hará viajar por una serie de estados que virarán entre el odio y la clemencia. Johnny Depp como el Sombrerero Loco y Anne Hathaway como la Reina Blanca no desentonan pero tampoco logran una creación que se recordará en el tiempo. El personaje de Depp de nada difiere del de Charlie y la fábrica de chocolate (Charlie and the Chocolate Factory, 2005) y su cada vez más parecido actuar con el del cantante pop, recientemente fallecido, Michael Jackson. Un párrafo aparte merece la novel Mia Wasikowska cuyo debut en la personificación de Alicia la catapulta como la actriz con más futuro de la nueva generación. Una Alicia tan mental como visceral, con un increíble manejo paródico de lo real con lo ficticio.

Alicia en el país de las maravillas se ha convertido –gracias a una brillante campaña de marketing- en uno de los estrenos más esperados del año. Una película que nos muestra un mundo que mucho no tiene maravilloso, pero que para darse cuenta habrá que ser un espectador atento y tener ganas de ver una historia en la que no toda la artillería está puesta sólo en lo visual. La conjugación perfecta de cómo se puede hacer una gran obra si se utilizan todos aquellos elementos que el cine nos provee. Una película mágica que resonará en nuestros corazones para siempre.

5.00
¡Increíble!

Criticalia - Enrique Colmena (España)

Es relativamente frecuente que algunos cineastas de renombre, cuando alcanzan la fama, añadan al título de sus películas su propio nombre; véanse, por ejemplo, los casos de “El Casanova de Federico Fellini” o “Vampiros de John Carpenter”, por citar sólo dos casos. En esta nueva versión del clásico de Lewis Carroll (realmente de ambos ... Leer más Es relativamente frecuente que algunos cineastas de renombre, cuando alcanzan la fama, añadan al título de sus películas su propio nombre; véanse, por ejemplo, los casos de “El Casanova de Federico Fellini” o “Vampiros de John Carpenter”, por citar sólo dos casos. En esta nueva versión del clásico de Lewis Carroll (realmente de ambos clásicos, no sólo “Alicia…”, sino también “A través del espejo”, su continuación) lo cierto es que hubiera estado totalmente justificado un título del tenor de “Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton”, porque estamos ante una revisitación extraordinariamente burtoniana del legendario díptico carrolliano. En puridad, no es una nueva versión de las dos novelas infantiles (pero con tanta carga intelectual que es apreciada mucho más por los adultos, a ser posible con algo más en el caletre que el mero serrín…), sino que Tim, tomando los elementos de los dos textos, re-crea la historia y la hace nueva, bien que no “ex nihilo”, lo cual habría sido imposible.
Porque aquí lo que se hace es tomar los clásicos personajes y situaciones y darle una nueva estructura; así, Alicia cuando llega al Wonderland del título original ya es una chica adulta, y su itinerario, aunque salpicado por los personajes conocidos (desde el Conejo Blanco al Sombrerero Loco, pasando por el Gato de Chesire), toma un sesgo diferente al original; aquí Alicia habrá de convertirse en paladina de la Reina Blanca para destronar a la Reina Roja, la déspota que gobierna el país con mano de hierro y capricho de niña idiota. Estamos entonces ante una fantasía en la que no es difícil encontrar la imaginería tan querida a Burton, con sus seres deformes y extravagantes, entre los que la mejor es, sin duda, la Reina Roja, una Helena Bonham Carter deliciosa en su enorme cabezón en cuerpo de enana (milagros de la infografía…), pero donde también resulta notable el aspecto del Sombrerero Loco (un Johnny Depp que, es cierto, a ratos parece el amanerado Jack Sparrow de la saga de “Piratas del Caribe”).
Con todo, lo más llamativo es el cambio conceptual que presenta el film, en tanto que aquí se cargan las tintas en el carácter despótico y antojadizo de la Reina, en una evidente referencia a lo nefasto de los regímenes dictatoriales, de cualquier régimen totalitario. No deja de ser curioso, porque no se había apreciado hasta ahora en la filmografía burtoniana un interés expreso por la cosa pública. La lucha final entre la heroína (a su pesar) y el monstruo del averno inventado para la ocasión es sobresaliente, en una escena plena de potencia narrativa y de percutante intriga, que hace que la historia carrolliana, que es átona en cuanto a violencia, tome cierto tono endeniano (de Michael Ende, el autor de “La historia interminable”, of course).
Lógicamente, el filme está salpicado con la exacerbada imaginación de Tim Burton, con multitud de detalles divertidos e intencionados, con un guión que cohesiona adecuadamente los materiales carrollianos y les impone el marchamo burtoniano, sin por ello desmerecer a los originales.
Deliciosa casi siempre, sólo algunos titubeos en el primer tercio del filme, mientras Alicia se decide entre seguir la senda de Carroll o transitar por la nueva vereda que explora Burton, hacen que no sea la obra redonda que merecería ser. Con todo, es una de las grandes películas de este Tim de aspecto tan estrafalario como talentoso es su magín.
Lo malo es que ha roto las taquillas de medio mundo, y eso ya se sabe que es una malísima señal… Ea, pues nada, estúpida “gauche divine”, a descalificar esta belleza por que ha tenido el descaro de hacer de oro a Disney “et alii”…

4.00
Muy Buena

Cine Premiere - M. C. Albarrán (México)

“Quiero hacer una versión que le haga justicia al libro de Lewis Carroll; creo que no existe ninguna”, fue la promesa que hizo Tim Burton en la pasada Comic-Con. Y desde que una Alicia de 19 años de edad cae por la madriguera, hasta que toma la botella que lee “Drink me” de la mesa, se cumple. Sin embargo, el lugar al que llega este singu ... Leer más “Quiero hacer una versión que le haga justicia al libro de Lewis Carroll; creo que no existe ninguna”, fue la promesa que hizo Tim Burton en la pasada Comic-Con. Y desde que una Alicia de 19 años de edad cae por la madriguera, hasta que toma la botella que lee “Drink me” de la mesa, se cumple. Sin embargo, el lugar al que llega este singular personaje, no es el País de las Maravillas… En esta cinta no se narra la historia de una joven que se encuentra con todo tipo de criaturas extrañas mientras intenta descifrar cómo regresar a casa. Aquí, hay dos reinas (una roja y una blanca, una mala y una buena) peleando por el trono de Wonderland; y Alicia, por ninguna razón aparente, es la que debe pelear por regresar al trono a la Reina Blanca. Y así, la trama se convierte en muchas cosas, pero nunca en Alicia en el País de las Maravillas. A medida que progresa la historia, ésta guarda más semejanzas con Las crónicas de Narnia que con la novela de 1865. Y no es que esto sea algo necesariamente malo; sólo no es lo que se prometió. Si uno busca ver a aquellos clásicos personajes en sus icónicos escenarios pero con la tecnología de ahora, interpretados por grandes actores y en “live-action” –si es que se le puede llamar así–; se decepcionará.

Sin embargo, no todo está perdido. Helena Bohnam Carter hace una Reina Roja impecable, tanto a nivel histriónico, como de adaptación del personaje y a nivel de composición digital también. Algunos de los personajes secundarios resultan un perfecto comic relief y la creación de escenarios, en particular los respectivos castillos de ambas reinas, son insuperables. Para aquellos que disfruten el cine del realizador, será un verdadero agasajo visual; e incluso narrativo.

–Mary Carmen Albarrán

4.00
Muy Buena

El Multicine - Raúl Díaz (España)

La nueva versión del clásico de Lewis Carroll nos presenta una Alicia ya casi adulta, con 19 años. Que regresa al loco mundo que dejó atrás, y sin recordar nada, ahora se enfrasca en nuevas aventuras. En las cuales aparecerán los inconfundibles e icónicos personajes del relato original.

Algunos critican el personaje de Johnny Depp. Tal ve ... Leer más La nueva versión del clásico de Lewis Carroll nos presenta una Alicia ya casi adulta, con 19 años. Que regresa al loco mundo que dejó atrás, y sin recordar nada, ahora se enfrasca en nuevas aventuras. En las cuales aparecerán los inconfundibles e icónicos personajes del relato original.

Algunos critican el personaje de Johnny Depp. Tal vez con muchas pinceladas de trabajos anteriores como Charlie y la Fábrica de Chocolate o Sweeney Todd, el barbero diabólico de la Calle Fleet. Ambos proyectos también de Tim Burton. Depp afirma que se lo pasó muy bien haciendo la película. Tal vez, vendo lo pasado de rosca que aparece, se lo tendría que haber pasado "algo peor". Insisto, la opinión se basa, en gran parte, en lo mucho que esperba del filme. Helena Bohnam Carter también repite en su habitual estilo a la hora de trabajar los personajes que Burton le pone en el punto de penalti.

Tim Burton es Tim Burton, y su pincelada oscurantista se nota. Aunque, como siga por los mismos derroteros, corre el riesgo de hacerse repetitivo.

El 3D de la película, por cierto, deja mejor sensación que el de Furia de Titanes pero tampoco es para hacer que repiquen las campanas. Tenemos entre manos un entretenimiento cinematográfico y tal vez "una pizca más".

3.00
Buena

El Multicine.com - Javier Lacomba Tamarit (España)

Cada nuevo proyecto de Tim Burton es esperado con admiración y ansia por el nutrido grupo de Fans de su universo personal. Entre los demás siempre existe división de opiniones, dejando aparte poco discutidas obras de calidad como 'Eduardo Manostijeras' o 'Big Fish', por citar algunas.

Lo que falla en 'Alicia en el País de las Maravillas' es ... Leer más Cada nuevo proyecto de Tim Burton es esperado con admiración y ansia por el nutrido grupo de Fans de su universo personal. Entre los demás siempre existe división de opiniones, dejando aparte poco discutidas obras de calidad como 'Eduardo Manostijeras' o 'Big Fish', por citar algunas.

Lo que falla en 'Alicia en el País de las Maravillas' es la aparente dejadez del realizador por todo lo que no sea el aspecto visual del filme. Hay que remarcar a este respecto que, aunque no se haya realizado bajo las canónicas normas de la filmación en 3D -planteadas por James Cameron como si de un nuevo movimiento Dogma se tratase-, sí merece la pena en este caso el visionado de la cinta en formato tridimensional. Burton, sin duda, ha cuidado hasta el último detalle de la conversión de formatos, y ha rodado cada escena con la mente puesta en dicha transformación de su obra. Los colores vivos, los encuadres, forman un conjunto que la hacen muy apta para este tipo de visionado.

Pero el ritmo de la historia, ay, el ritmo de la historia... Ahí la película se queda absolutamente huérfana del cariño de sus creadores, pareciéndose más a un irregular carrusel de escenas con un arranque tediosamente lento, algunas escenas interesantes, y otras en las que el Espectador se sentirá tentado de quitarse las gafas y mirar a su reloj, ese medidor de aburrimiento cinematográfico tan fiable.

Y es una pena, porque todo parecía indicar que una de las encargadas de adaptar obras populares como 'La Bella y la Bestia' o 'El Rey León' y convertirlos en éxitos Disney de calidad, Linda Woolverton, era la persona indicada para tamaña empresa, pero la inevitable realidad ha confirmado que no siempre todo lo que parece termina por ser.

En el apartado interpretativo destacan muy por encima del resto (Mia Wasikowsa como Alicia está simplemente correcta) los actores 'fetiche' de Tim Burton, un Johnny Depp componiendo de forma acertada un Sombrerero Loco 'roba escenas' y con una mayor humanidad y, especialmente, Helena Bonham Carter, que debe valerse tan sólo de sus expresiones faciales para dar vida al personaje más aparentemente temible de esta historia, la Reina Roja. Por lo demás, Anne Hattaway está muy insulsa en su papel de Reina Blanca, no siendo quizás la mejor elección para este papel.

La apasionante combinación entre la imaginación literaria de Lewis Carroll y los recursos visuales de Tim Burton no han dado todo el jugo que se esperaba. Y es que, no hay que olvidarlo, en el resultado de una obra cinematográfica hay muchos más elementos de los que depende que la cadena de transmisión entre dos genios funcione como tiene que funcionar.

¿Alguien dijo Guión?

3.00
Buena

Canal TCM - Sergi Sánchez (México)

Cuando llegaron los rumores de que Tim Burton adaptaría la Alicia de Lewis Carroll, la boca se nos hacía agua. Después de la emoción -porque, ¿qué cineasta más afín a Alicia podía llevarla al cine sin reparar en gastos? Quizás Terry Gilliam, pero ninguno más- empezaron a asaltarnos las dudas. Porque Burton no está pasando por su mejor ... Leer más Cuando llegaron los rumores de que Tim Burton adaptaría la Alicia de Lewis Carroll, la boca se nos hacía agua. Después de la emoción -porque, ¿qué cineasta más afín a Alicia podía llevarla al cine sin reparar en gastos? Quizás Terry Gilliam, pero ninguno más- empezaron a asaltarnos las dudas. Porque Burton no está pasando por su mejor momento creativo.

A la luz del resultado final, este crítico se pregunta varias cosas. La primera, la dudosa decisión de convertir a Alicia en una postadolescente que huye de un presente y un porvenir que los demás han cocinado y preparado para ella. Su viaje al País de las Maravillas tiene, por tanto, un propósito: encontrarse con su independencia, afrontar los retos de su futuro sin matrimonios de conveniencia de por medio.

Si hay un punto débil en el talento de Burton, es la coherencia narrativa. Por eso la naturaleza episódica, errática, de las aventuras de Alicia le iban como anillo al dedo. ¿Por qué, pues, convertir su estancia en la otra dimensión de nuestra realidad en una reformulación de la leyenda de San Jorge? Burton se ha dejado engatusar por la Disney, que le pidió, imaginamos, una estructura férrea y sencilla para sustentar el relato, y hacerlo más accesible.

Supongo que la Disney también lo convenció para imponer el 3D de marras, mejor integrado aquí que en Furia de titanes pero tampoco nada del otro jueves. La película es vistosa, aunque a uno le da la sensación de que es como un parque temático de lo burtoniano, un paseo virtual por todo lo que se supone que esperamos de un excéntrico que ha expuesto en el MOMA.

Me gusta Helena Bonham Carter como Reina de Corazones, sobre todo cuando interactúa con cerdos y ranas. Me gusta también la merienda del Sombrerero Loco, aunque el baile final de Johnny Depp es algo patético. No me gusta nada el clímax final, que parece recién salido del videojuego que se ha comercializado con la película. Esperamos más de Tim Burton, la verdad.

3.00
Buena

Reforma - R. Aviña (México)

La vida del británico Charles Lutwidge Dodgson, sacerdote anglicano, escritor, matemático, mejor conocido como Lewis Carroll, tiene tantos puntos oscuros y luminosos. Bien podría compararse con las aventuras subterráneas de Alicia, su máxima creación, escrita en 1864 y dedicada a Alicia Liddell, niña de ocho años, por la que sentía una par ... Leer más La vida del británico Charles Lutwidge Dodgson, sacerdote anglicano, escritor, matemático, mejor conocido como Lewis Carroll, tiene tantos puntos oscuros y luminosos. Bien podría compararse con las aventuras subterráneas de Alicia, su máxima creación, escrita en 1864 y dedicada a Alicia Liddell, niña de ocho años, por la que sentía una particular obsesión, al igual que por sus fotografías de desnudos infantiles que le valieron la acusación de pederasta. Por encima de la enorme cantidad de adaptaciones cinematográficas que combinan la trama de Alicia en el país de las maravillas y de A través del espejo (1871), una suerte de secuela de la primera, incluyendo la inquietante versión de dibujos animados producida por Disney en 1951, el nuevo filme de Tim Burton, es una suerte de viaje freudiano a través de los recuerdos de la propia Alicia a los 19 años, justo cuando es pedida en matrimonio en una boda arreglada. Alicia se precipita en el hueco de un árbol para recuperar su memoria infantil en un recorrido por un universo subterráneo plagado de seres extraños y animales que hablan de heroísmo y violencia, dolor y humor. Si descontáramos los elementos infantiles (en apariencia) y la parte final que remite a temas cristianos como San Jorge y el dragón y Juana de Arco, esta Alicia en el país de las maravillas (EU, 2010) de un Burton más que reconocible y en pleno dominio de su oficio como gran ilusionista del nuevo milenio, la trama estaría más cerca de una película de David Lynch y sus mundos oscuros que suceden entre el sueño y la vigilia. No faltan los elementos malsanos, los temores, frustraciones y deseos insatisfechos que a su vez hacen inteligente referencia a la represión de la Inglaterra victoriana, rodeada de miedos atávicos en relación al sexo. La Alicia de Burton resulta deslumbrante, tanto en el plano visual como auditivo. La banda sonora de Danny Elfman es un prodigio, al igual que el trabajo de diseño de arte y efectos en 3D. Depp está soberbio, al igual que Crispin Glover como La Sota y la joven protagonista Mia Wasikowska. Pero nada comparado con Bonham Carter como la brutal Reina Roja muy cercana a la Bette Davis de La reina tirana (Henry Koster, 1955) y las extraordinarias voces de los actores británicos Stephen Fry, Alan Rckman y Timothy Spall como el Gato de Cheshire, la Oruga Azul y el sabueso Bayard, respectivamente.

3.00
Buena

Crítica - Leonardo M. D'Espósito (Argentina)

Sí, Alicia en el País de las Maravillas es la segunda película más esperada del año. Y sí, desde sus primeras imágenes, es ostensiblemente un film de Tim Burton. Además, es en 3D. Sin embargo, no es en modo alguno la película que los fanáticos del realizador de Batman esperaban: lo que tenemos a la vista es el peor film del director desde ... Leer más Sí, Alicia en el País de las Maravillas es la segunda película más esperada del año. Y sí, desde sus primeras imágenes, es ostensiblemente un film de Tim Burton. Además, es en 3D. Sin embargo, no es en modo alguno la película que los fanáticos del realizador de Batman esperaban: lo que tenemos a la vista es el peor film del director desde El planeta de los simios. Es decir, una obra fallida absolutamente, apenas redimible como una especie de recorrido por el museo iconográfico del director.

No importa tanto la falta de fidelidad al original literario: después de todo, es derecho inalienable de un artista comunicar su propia lectura o visión de una obra. Invalidar esta Alicia... porque decide contar una historia totalmente nueva con los personajes del libro es como decir que la versión hiperromántica de Madame Bovary que filmó Vincente Minelli es una mala película. No, los problemas del film no son literarios ni de guión sino cinematográficos.

Aquí Alicia tiene 19 años, está a punto de ser casada por conveniencia con un desagradable lord. Su padre –un aventurero comerciante inglés– ha muerto y, cuando debe decidir si acepta o no la proposición, vuelve al País de las Maravillas, donde tiene la misión de matar al monstruo
Jabberwocky, destronar a la Reina Roja y reinstaurar el gobierno de bondad de la Reina Blanca.

Como en cualquier film de aventuras, habrá de pasar pruebas que, finalmente, le servirán para tomar decisiones en la vida –digamos– “real”. Esto en cuanto al guión. Ahora, los problemas: el film de Disney de 1951 comenzaba con un registro de dibujos muy realista; cuando Alicia caía por la madriguera, el estilo de los personajes era grotesco, de colores planos, “cartoonesco”, una manera de marcar visualmente las diferencias entre la vida consciente y la vida onírica del personaje. Aquí la diferencia es de algunos tonos y algunos colores: la nitidez del 3D conspira contra el aire de fantasía desatada que debería reinar en el mundo bajo tierra. Todo está muy controlado, muy diseñado, como si Burton no pudiera dotar de libertad a sus criaturas en ese entorno virtual, lo que atenta contra la precisión emocional del film.

Por otro lado, Alicia –en ambos libros– siempre es una niña que juega, alguien que no ve Wonderland o el otro lado del espejo como lugares peligrosos sino como manifestaciones de su propia imaginación. Aquí Burton opta por copiar el esquema de la más fallida película de Steven Spielberg, Hook, donde un adulto Peter Pan olvida cómo era ser niño en Nunca Jamás. Pero si aquella película lograba capturar la épica de lo maravilloso en el encantador Garfio de Dustin Hoffman, aquí los villanos –una desaforada Helena Bonham-Carter y un descentrado Crispin Glover– no logran, desde el juego de “ser malos”, imponer algún tono lúdico. Ni, por supuesto, Johnny Depp. Su Sombrerero no es ni loco ni romántico, incluso tiene un recuerdo trágico (demasiado trágico) en su pasado.

Depp y Burton jamás logran encontrarle el tono al personaje, que actúa como si sus compañeros virtuales (el Lirón y la Liebre) no existieran. Su amor por Alicia es más algo dicho que visto en la película, como si hubiera que cumplir con cierto reglamento. El film quiere contar la liberación de una mujer, la necesidad de aventuras para vivir; pero no la coloca como marginal.

En Burton, siempre el mundo extraño vive en los márgenes del cotidiano, no como algo aparte, y la colisión siempre es trágica. Aquí la separación es tan grande que el cuento de redención o de transformación –o de derrota– que es siempre un film de Burton se esfuma inmediatamente. Como muchos films de estos tiempos (Avatar, Desde mi cielo, El imaginario mundo del Dr. Parnassus) trata de reivindicar la fantasía. Pero su planteo es tan material, tan dependiente de la racionalidad del efecto especial y el guión de hierro, que la locura y la invención han desaparecido.

En definitiva, el defecto final de esta Alicia... no es su irrealidad, sino su... aburrida normalidad.

2.00
Regular

Septimo Sentido - Javier Califano. (México)

En esta ocasión Alicia (Mia Wasikowska) regresa 10 años después a ese mundo mágico y lisérgico -en el que irrumpió siendo una niña-, allí la aguardan sus antiguos amigos el Conejo, la Oruga, el gato de Cheshire (humo de faso, para los amigos) y Johnny Depp ( mas loco que cualquier Sombrerero Loco). Sobre todos ellos pesa el destierro de ... Leer más En esta ocasión Alicia (Mia Wasikowska) regresa 10 años después a ese mundo mágico y lisérgico -en el que irrumpió siendo una niña-, allí la aguardan sus antiguos amigos el Conejo, la Oruga, el gato de Cheshire (humo de faso, para los amigos) y Johnny Depp ( mas loco que cualquier Sombrerero Loco). Sobre todos ellos pesa el destierro de “El país de las Maravillas” al que los confino la Reina Roja (Helena Bonham) luego de derrocar a su hermana, la Reina Blanca. (Anne Hathaway).

La obra de Lewis Caroll, sobre una niña que alguna vez se pregunto: ¿cuan profunda es la madriguera del conejo? gracias a Tim Burton y Disney es una redituable secuela directa – donde prima lo visual por sobre toda tensión narrativa y dramática, resultando en un desarrollo un tanto “simplista” de la película- donde encontraremos a una Alicia de 19 años, que una y otra vez es aquejada en por delirantes sueños que hacen dudar de su cordura, pero por trastornados que se presenten sus sueños la joven se encuentra confortable en ese incomprensible contexto. En tanto que muy a su pesar padece una aburrida existencia en el plano terrenal, donde todo el mundo quiere obligarla a mitigar su espíritu aventurero y aceptar un matrimonio por conveniencia.



Tanto el “mundo de los sueños” como el “mundo real” en los que coexiste Alicia, son empleados como una metáfora (simple) de la vida de una joven que debe de hacer frente a las responsabilidades y a las expectativas que los demás cargaron sobre sus espaldas, brindando algunas escenas muy bien resueltas al estar cargadas de ironía y un humor un tanto…negro, donde Mia Wasikowska compone a una más que convincente Alicia.



En los ostentosos jardines de un palacio victoriano, la concurrencia expectante espera la respuesta de una joven que acaba de recibir un formal ofrecimiento de matrimonio, dicha señorita no es otra que Alicia, que poca atención mantiene en el inminente consorte, al verse distraída por un inquieto conejo un tanto familiar que se da cita en el lugar muy preocupado por la hora que marca su reloj.



Alicia sigue –una vez más- al conejo y cae en el país de las Maravillas -pero sin recordar nada de sus vivencias y aventuras que tuvieron lugar hace mas de 10 años- pero ese lugar extraño es "peligrosamente" muy similar al sitio que visita en sueños. Una vez alli todos los fantásticos personajes se preguntan si es la misma Alicia que los visito años atrás, y sobre quien recae una profecía en la que solo ella puede derrocar a la malvada reina roja.




El film de Burton sienta la bases para que reconozcamos que el film, sin dudas, trata sobre la obra de Caroll "Alicia en el país de las Maravillas" (1865) y su consecuente "A travésdel espejo" (1871), pero en la presente versión cinematográfica todo rápidamente habrá de distorsionarse y pasara a ser algo que poco tiene que ver con un cuento de niños... Para que la tan acostumbrada “magia de Disney” se torne un “febril trip” con severas cuotas de Fantasía Épica que transforma el País de las Maravillas en territorio de Batalla… donde Alicia habrá de ser juzgada por el destino.





Por momentos el film de Burton, pierde el Norte y poco aporta desde lo narrativo, siendo una mera sucesión de hechos similares a los ya acostumbrados Mainstream de “Narnia” y demás épica juvenil o a un triste juego de plataforma donde los protagonistas habrán de pasar pruebas que templaran su espíritu para la gran batalla.



Cuesta creer que desde hace algún tiempo Tim Burton se valga de su excéntrico y superficial bosquejo estético (ya una marca registrada) que habrá de aplicarlo a todo relato popular del agrado del realizador y se encuentre en la agenda de "pendientes". Desde hace tiempo Burton promete “sustancia” más allá de la parafernalia estética de sus últimos trabajos, pero es tan solo en una promesa que poco aporta y no es nada nuevo de este lado de la madriguera del conejo.

Dejá tu comentario

Comentarios

lourdesfm comentó:

Alicia en el País de las Maravillas

3.500
"Buena (+)"

"Direccion exelente. La porqueria fue el guion. El haberla convertido en una tipica holliwoodense la arruinaron completamente,. mas que nada con el personaje de la mujer blanca. "

Hace 6 anos · 3 votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
daxam comentó:

Alicia en el País de las Maravillas

"Una tercera parte a los dos libros de Alice, muy buena continuidad con las historias anteriores, efectos perfectamente realizados y la conclusión de la pelea que había sido revelada a Alice años atrás contra Jabberwocky. Además excelente elenco y mucho ahondar en la naturaleza de los personajes de Wonderland. No tiene problema esta peli si ya leyeron las dos primeras partes, es excelente."

Hace 6 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
Flordalisa.Cabello comentó:

Alicia en el país de las maravillas

5.000
"Increíble"

"A mi me encanto los efectos visuales, las actuaciones y ese poderoso iman de retropectiva infantil que me causo, ya que es uno de mis cuentos preferido, pero, depp Dios estuvo increible,el vestuario estuvo excelente, depp muy bueno, otra vez, si ya lo habia dicho.flordalisa venezuela"

Hace 6 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder

Películas en cartelera

Star Wars Episodio VIII

de: Rian Johnson
con: Daisy Ridley, John Boyega

La Navidad de las Madres Rebeldes

de: Jon Lucas, Scott Moore
con: Mila Kuni, Kristen Bell

Luna: una fábula Siciliana

de: Fabio Grassadonia, Antonio Piazza
con: Vincenzo Amato, Corinne Musallari

Algo Fayó

de: Santiago García Isler
con: Documental, Santiago García Isler

Good Time: Viviendo al límite

de: Ben Safdie, Joshua Safdie
con: Robert Pattinson, Ben Safdie

Ver más »

Tus amigos en Cinefis