Calificá esta película
Calificá esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

Nikki es un mujeriego al que ninguna mujer se le resiste. Tiene una relación con Samantha, una mujer unos años mayor que él que le ofrece ciertas comodidades. Todo parece perfecto para Nikki, hasta que conoce a Heather, una hermosa mesera que, para su sorpresa, demuestra poco interés en él.

Ficha técnica

Género Comedia
Título Original Spread
Director David Mackenzie
Protagonistas Ashton Kutcher, Anne Heche, Thomas Kijas, Sebastian Stan, Margarita Levieva, Sonia Rockwell
Año de producción 2009
Duración 97 minutos.
Guionista Jason Dean Hall
País Estados Unidos
Calificación de la comunidad
(Basada en 225 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 3 críticos)
Ultima modificación jev233 (Hace 3 anos)

Críticas de la prensa

La Segunda -Ana Josefa Silva (Chile)

Ashton Kutcher se ha hecho famoso más por su matrimonio con Demi Moore (y su diferencia de 13 años... a favor de él) que por las “grandes” películas que ha protagonizado.

En “AMANTE A DOMICILIO” se las juega por un rol más dramático, aunque en la línea habitual: la de un hombre joven guapo, muy consciente de sus cualidades zoológ ... Leer más Ashton Kutcher se ha hecho famoso más por su matrimonio con Demi Moore (y su diferencia de 13 años... a favor de él) que por las “grandes” películas que ha protagonizado.

En “AMANTE A DOMICILIO” se las juega por un rol más dramático, aunque en la línea habitual: la de un hombre joven guapo, muy consciente de sus cualidades zoológicas.

En esta película producida por el mismo Kutcher, él es Nikki, un chico que parte por advertirnos (en una narración en off casi permanente) que a Los Angeles, California, llegan 30 mil rompecorazones al año, con el sueño de una vida fácil en mente y, en el caso de ellos, salir con chicas de 1,80 m y 40 kg de peso.

Efectivamente, Nikki consigue en una fiesta a una rubia huesuda y de pelo lacio, con mansión en las colinas, Samantha (Anne Heche), una abogada mayor que él (o sea, una cougar, como Demi).

Para cumplir con el rol, Nikki entiende en qué y cómo afanarse, así como sabe que es indispensable actuar relajada e inescrupulosamente.

Mucho sexo explícito, bastante mecánico, con una cámara que no esquiva nada, produce una atmósfera de frialdad que le otorga un estilo propio al relato. Esto es, básicamente, el mercado de la carne...

La fidelidad, obvio, no es tema para Nikki. Y aunque Sam lo sabe, la desfachatez del gigoló rompe el saco (¡hasta le quitan el celular sonando de las manos!).

Lo que sigue a continuación es lo que hace la diferencia con lo ya tantas veces visto.

“AMANTE A DOMICILIO” es una comedia sexual, con gotas de amargo y aspiraciones (que no pretensiones) de reflexión.

Cierta honestidad y la crudeza con que se desliza la historia la convierten en una película que está, al menos, un escalón por encima de las desechables cintas que habitualmente protagoniza Kutcher.

Y eso es un mérito, que, en todo caso, no alcanza para que la idea se concrete.

2.00
Regular

Página 12 - H. Bernades (Argentina)

Hoy toda una celebridad hollywoodense, antes de serlo Ashton Kutcher empezó haciendo de grandote lelo en la muy buena sitcom That ’70s Show. A mediados de la década en curso se hizo archifamoso. ¿Cómo lo logró? Muy sencillo. Casado con Demi Moore, a poco de contraer matrimonio, Kutch (así lo llaman sus amigos, o sea el mundo entero) acrecen ... Leer más Hoy toda una celebridad hollywoodense, antes de serlo Ashton Kutcher empezó haciendo de grandote lelo en la muy buena sitcom That ’70s Show. A mediados de la década en curso se hizo archifamoso. ¿Cómo lo logró? Muy sencillo. Casado con Demi Moore, a poco de contraer matrimonio, Kutch (así lo llaman sus amigos, o sea el mundo entero) acrecentó la envidia ajena, blogueando en detalle sus maratones sexuales matrimoniales con la sexy más gélida del mundo. Poco tiempo más tarde, el muchacho devino uno de los más reconocidos twitteros, minicontando, desde adentro, cómo es ser... una celebridad hollywoodense. Producida por él mismo, Amante a domicilio es como un apéndice de sus blogueos y twitteos. En ella hace de lo que él mismo se ocupó de hacer creer que es: el sex toy con el que todas (¿todos?) quisieran jugar. Eso, en la primera parte. Después viene el castigo, como la moral del Hollywood Concentration Camp dictamina que debe ser.

“Esta casa fue de Peter Bogdanovich”, le dice Samantha (Anne Heche) a Nikki (Kutcher) al introducirlo por primera vez en su palacio de las colinas, algo así como un Le Corbusier de Los Angeles. Ese comentario tal vez represente la mayor relación con el cine que guarda la película dirigida por el británico David Mackenzie, contratado porque hace unos años dirigió la muy parecida Young Adam. Amante a domicilio es, básicamente, American Gigolo, por lo que la película de Paul Schrader tenía de peor (el furibundo moralismo protestante del realizador), pero no lo mejor (el denso aire de viscosidad paranoica que ese puritanismo generaba). A ello le agrega dislates de propio cuño. Como que el gigoló, capaz de vivirse a las mayores ricachonas de la Costa Oeste, no tenga casa... ¡ni auto! ¡En Los Angeles! ¡Donde hasta los homeless andan en Fords y Suzukis!

En la primera parte, Kutcher se hace el dandy luciendo una colección entera de echarpes y tiradores, ensaya reiteradamente un ronroneo vocal como de Marilyn masculino, camina como Travolta en Fiebre de sábado por la noche y le pone cada dos escenas la hache a Heche. Lo hace en el living, la terraza, la antecocina y a veces hasta en la cama. Hasta que Samantha lo descubre con las manos en la masa (de otra) y lo patea. Ocasión ideal para que el deprimido winner conozca a una camarera (la latina Margarita Levieva, casi tan camelera como el propio Kutcher) que le hará probar de su propia medicina. Para que aprenda y se arrepienta, se remuerda, se autoflagele, abjure para siempre de lo que alguna vez fue. En el final un escuerzo se devora una ratita, con la más cruel y simbólica lentitud del mundo.

Por Horacio Bernades

2.00
Regular

La Nación - A. C. Martínez (Argentina)

Aventuras y desventuras románticas son, para los productores norteamericanos, un gran filón para atraer al público. A veces la receta es satisfactoria y otras, como en este caso, el intento queda a mitad de camino entre lo repetitivo y lo absurdo. Aquí el protagonista es Nikki, un joven atractivo que vive en Hollywood Hills, carece de trabajo y ... Leer más Aventuras y desventuras románticas son, para los productores norteamericanos, un gran filón para atraer al público. A veces la receta es satisfactoria y otras, como en este caso, el intento queda a mitad de camino entre lo repetitivo y lo absurdo. Aquí el protagonista es Nikki, un joven atractivo que vive en Hollywood Hills, carece de trabajo y se ha creado una lujosa existencia con la mejor de las cartas que posee: su atractivo sexual. El vive como un playboy, organizando fiestas en las que se relaciona con las mujeres más ricas de la ciudad y a la par disfruta de los privilegios de compartir la mansión de Samantha, una abogada de mediana edad.

La aparente rutina de Nikki parece funcionar a las maravillas hasta que, casualmente, conoce a Heather, una atractiva camarera que logra seducirlo. Ella comienza a visitarlo a la casa de la abogada, cuando ésta está inmersa en su trabajo, y fascinada con el lujo de ese amplio departamento piensa que le pertenece a él. Sin embargo, Samantha no tarda en descubrir la infidelidad y echa a Nikki de su casa y sin otro recurso para sobrevivir se acerca nuevamente a Heather, sin saber que ella, como él, está siempre a la búsqueda de hombres ricos para transitar su existencia sin apuros económicos.

Ambos comienzan a competir en una especie de reto, para ver quien cena en los mejores restaurantes o forma parte de las fiestas más suntuosas. Este juego va creando entre ambos un vínculo que, lentamente, toma el camino del amor. Sin duda los guionistas intentaron aquí echar una mirada crítica a lo que significa el sexo y el dinero, pero su intención quedó a mitad de camino entre una anécdota que reitera situaciones y unos diálogos si mayor trascendencia ni comicidad. Sólo algunos gags y algún acierto en la pintura de los personajes secundarios salvan en parte esta comedia romántica.

Tampoco el elenco supo sacarle mucho partido a sus respectivos personajes, y así tanto Ashton Kutcher como Anne Heche transitaron bastante desganadamente por esa pareja de vividores en busca de mejor fortuna.

Adolfo C. Martínez

2.00
Regular

Dejá tu comentario

Comentarios

juancarlossantillanvillalobos comentó:

Amante a Domicilio

2.000
"Regular"

"
Kutcher no es tan mal actor como dicen. Sin embargo, aunque con esta cinta intenta demostrarlo, no lo consigue."

Hace 3 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
licklebuttallewah calificó:

Buena

Subidita de tono, con escenas de revolcadas muy bien logradas.
El director de todas maneras creo que resuelve con lugares comunes muchas cuestiones que encima ya estaban más que obvias...

Hace 4 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
Goofy1978 comentó:

2.500
" Regular (+) "

Arranca muy arriba, especialmente el guión, en cuanto a la forma en que se las arregla para imprimir comicidad sin ser una comedia. A medida que se adentra en la segunda mitad, va perdiendo frescura y tornándose previsible a un ritmo que la hace naufragar en un mar de clichés.

Hace 2 anos · Sin votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder

Películas en cartelera

El Aprendiz

de: Roger Donaldson
con: Pierce Brosnan, Luke Bracey

Regreso Del Infierno

de: Dallas Richard Hallam, Patrick Horvath
con: Caity Lotz, Camilla Luddington

La Entrega

de: Michael R. Roskam
con: Tom Hardy, Noomi Rapace

El perro Molina

de: José Celestino Campusano
con: Daniel Quaranta, Florencia Bobadilla

Buongiorno, papá

de: Edoardo Leo
con: Raoul Bova, Marco Giallini

Ver más »

Tus amigos en Cinefis