Calificá esta película
Calificá esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

El abuelo de Guillermina es secuestrado durante la crisis de 2001, y la joven decide contactar a su madre, quien se encuentra exiliada en Francia y tiene sus propios fantasmas de la época de la dictadura.

Ficha técnica

Género Drama
Título Original Cordero de Dios
Director Lucía Cedrón
Protagonistas Mercedes Moran, Jorge Marrale, Juan Minujín, Leonora Balcarce, Malena Solda
Año de producción 2008
Duración 92 minutos.
Guionista Santiago Giralt, Lucía Cedrón
País Argentina
Calificación de la comunidad
(Basada en 788 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 1 críticos)
Ultima modificación pabs (Hace 7 anos)

Críticas de la prensa

La Nación - C. Minghetti (Argentina)

En la vida, no todo es tan blanco ni tan negro como parece. Siempre hay una escala de grises, silencios que intentan ser piadosos, secretos a propósito de acciones que difícilmente pueden ser explicadas, la mayoría de las veces mucho menos entendidas o al menos aceptadas. El tiempo, que todo lo puede, se encarga de poner las cosas en su lugar. D ... Leer más En la vida, no todo es tan blanco ni tan negro como parece. Siempre hay una escala de grises, silencios que intentan ser piadosos, secretos a propósito de acciones que difícilmente pueden ser explicadas, la mayoría de las veces mucho menos entendidas o al menos aceptadas. El tiempo, que todo lo puede, se encarga de poner las cosas en su lugar. De eso se trata Cordero de Dios , una película comprometida con la humanidad de personajes puestos a prueba en circunstancias que ninguno de ellos hubiese querido protagonizar.

Apenas comienza la proyección se ve un secuestro. Poco después se descubre que el momento en el que ocurre esta acción violenta -por lo visto y oído con fines extorsivos y a cambio de dinero- es en medio de la crisis argentina de fines de 2001.

Pero ¿quiénes son en verdad los protagonistas de esta historia? El hombre que ha perdido su libertad (Jorge Marrale) es veterinario y en viejos tiempos atendía los caballos de un militar de grado (Horacio Peña). En aquellos momentos, su joven hija (Malena Solda) estaba casada con Paco (Juan Minujín), integrante de un grupo guerrillero, con quien tuvo una hija, Guillermina (Ariana Moroni). Este hombre, en apariencia apolítico, no ve con buenos ojos a su yerno: lo acepta, pero no puede disimular su incomodidad personal, y llegado el caso, la social, que repercute en su mundo profesional.
Sensibilidad y compromiso

Lo que ocurre en aquel atravesar por noche y niebla, de excesos y crímenes, generó nuevos dramas a las dos generaciones enfrentadas y las siguientes que sólo el paso del tiempo y de varias generaciones podrá ayudar a analizar con un equilibrio menos apasionado.

Hubo hechos, uno en especial, que aquel hombre ocultó a su hija, forzada al exilio cuando su nieta apenas podía ser testigo de lo que estaba ocurriendo a su alrededor. La verdad es que la situación a la que finalmente se enfrenta este hombre que alguna vez tuvo que tomar una decisión para salvar lo que más quería sabiendo que lo iba a perder ayudará al menos a comprender que nada es tan blanco ni tan negro como a veces parece.

Lucía Cedrón, que parte de una historia familiar personal por cierto bastante complicada, teñida de exilio, duelo y memoria, intenta reflexionar acerca de momentos críticos, de sacrificios, de balances a propósito del dolor y de la justificación o no de la decisiones que se toman, y las consecuencias que éstas pueden tener en el presente y en el futuro de quienes las toman. Cordero de Dios es, así de simple y así de compleja, una película acerca de la toma de decisiones. La alusión al Agnus Dei en el título y a ese cordero divino asociado a la contradicción entre pureza y pecado en un hecho clave de la trama demuestran que la sensibilidad de la cineasta debutante va más allá de cualquier lectura política.

Los guionistas juegan con el tiempo, y así, de pronto, aquella joven mujer comprometida de los años 70 deviene la exiliada (Mercedes Morán) que vuelve para aportar sus testimonios en los juicios a los responsables de la represión en el primer año del siglo XXI. Guillermina, niña en camino a perder la inocencia de su edad a fuerza de golpes de la vida, aparece de golpe adulta (Leonora Balcarce) tratando de resolver pasado y presente todo de golpe. Todos los intérpretes de esta ficción con mucho de realidad -Marrale, Morán, Solda, Balcarce, Minujín, la pequeña Moroni y Horacio Peña- aportan credibilidad a los personajes de un guión cuidadoso hasta en los mínimos detalles.

La cámara de Cedrón comienza una toma en el pasado y la termina en el presente. No se apoya en lo anecdótico. No juzga, pero se compromete. Sólo hay una canción, entonada por el padre a su pequeña, que vuelve una y otra vez para recordar que por encima de cualquier reflexión del carácter que fuera hay seres humanos, incluso los que perviven en la memoria , esa que puede ayudar, finalmente, a encontrar un puñado de respuestas acerca de los pecados del mundo.

Claudio D. Minghetti

4.00
Muy Buena

Dejá tu comentario

Películas en cartelera

La Noche del Demonio 4

de: Adam Robitel
con: Lin Shaye, Angus Sampson

El Pasajero

de: Jaume Collet-Serra
con: Liam Neeson, Patrick Wilson

Las Grietas De Jara

de: Nicolás Gil Lavedra
con: Oscar Martínez, Joaquín Furriel

3 Anuncios por un Crimen

de: Martin McDonagh
con: Frances McDormand, Woody Harrelson

120 Pulsaciones por Minuto

de: Robin Campillo
con: Nahuel Pérez Biscayart, Adèle Haenel

Ver más »

Tus amigos en Cinefis