Calificá esta película
Calificá esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

Adaptación de la historia de los años 20 del siglo pasado escrita por F. Scott Fitzgerald. Un hombre nace con ochenta años y va rejuveneciendo con el tiempo: un hombre que, como cualquiera de nosotros, no puede parar el tiempo. Desde la Nueva Orleans de finales de la I Guerra Mundial hasta el siglo XXI, en un viaje tan inusual como la vida de cualquier hombre.

Ficha técnica

Género Drama, Romance, Guerra
Título Original The Curious Case Of Benjamin Button
Director David Fincher
Protagonistas Brad Pitt, Cate Blanchett, Tilda Swinton, Jason Flemyng, Elle Fanning, Julia Ormond, Josh Stewart, Elias Koteas, Taraji P. Henson
Año de producción 2008
Duración 165 minutos.
Productor Frank Marshall, Kathleen Kennedy
Guionista Robin Swicord, F. Scott Fitzgerald, Eric Roth
Música Alexandre Desplat
País Estados Unidos
Calificación de la comunidad
(Basada en 8177 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 7 críticos)
Ultima modificación carla85 (Hace 8 anos)
Experta de esta película
veri veri es el experto de esta película con 8 puntos

Regístrate, suma puntos y conviértete en el experto de esta película

Trailer

Críticas de la prensa

Cinenganos.com (México)

Un hombre nace con el aspecto y los padecimientos de una persona vieja y conforme pasan los años va rejuveneciendo. La situación origina que en muchos sentidos su vida corra a la inversa, incluyendo la serie de encuentros y desencuentros con el amor y las consecuencias a veces felices y a veces trágicas de vivir a destiempo.

La vida según Qu ... Leer más Un hombre nace con el aspecto y los padecimientos de una persona vieja y conforme pasan los años va rejuveneciendo. La situación origina que en muchos sentidos su vida corra a la inversa, incluyendo la serie de encuentros y desencuentros con el amor y las consecuencias a veces felices y a veces trágicas de vivir a destiempo.

La vida según Quino
… Pienso que la forma en que la vida fluye está mal.
Debería ser al revés: Uno debería morir primero para salir de eso de una vez.
Luego, vivir en un asilo de ancianos
hasta que te saquen cuando ya no eres tan viejo para estar ahí.
Entonces empiezas a trabajar, trabajar por cuarenta años
hasta que eres lo suficientemente joven para disfrutar de tu jubilación.
Luego fiestas, parrandas, alcohol, diversión, amantes, novios, novias, todo,
hasta que estés listo para entrar a la secundaria…
Después pasas a la primaria y eres un niño
que se la pasa jugando sin responsabilidades de ningún tipo…
Luego pasas a ser un bebé, y vas de nuevo al vientre materno,
y ahí pasas los mejores y últimos 9 meses de tu vida flotando en un líquido tibio,
hasta que tu vida se apaga en un tremendo orgasmo…
¡Eso sí es vida!

Me fue imposible no usar esta cita de Quino y es que es inevitable pensar en ella cuando uno ve El Curioso Caso de Benjamin Button, una cinta impecable que narra la vida de un hombre que nace con todos los síntomas de la vejez y conforme va creciendo, rejuvenece hasta volver a ser un niño.

La premisa es un trozo puro de fantasía y una reflexión sobre el sentido de nuestras vidas… y creánme, dicha reflexión es tan sólo antesala de las muchas que contiene este filme de trece nominaciones al Oscar. Imposible verlo y no pensar en el significado de cada uno de nuestros actos, de la inexistencia de las coincidencias, de la dirección de nuestra vida, de las oportunidades perdidas y aquello que estamos destinados a encontrar, nuestro matrimonio, nuestro trabajo, nuestra familia, nuestra inocencia, nuestro amor.

Benjamin Button es interpretado por Brad Pitt en un rol que tal vez sea calificado como el más demandante de su carrera, no sólo por la intensa y perfecta labor de maquillaje a la que debió ser sometido antes de cada escena, sino porque tuvo que interpretar a un hombre en todos los estadios de su vida; y más que eso, hacerlo en retrospectiva; es decir, ser inocente cuando viejo y profusamente sabio en la juventud. Descartando dos o tres escenas en las que la fotografía persigue un claro objetivo de lucir al galán de Hollywood, el resto del performance es impresionante y bien le vale su nominación, incluso el Oscar si Sean Penn no decide otra cosa con Milk.

En el lado opuesto, en el protagónico femenino, tenemos a Cate Blanchett en el rol de Daisy, quien mantiene una cronología humana tradicional y por tanto corre en sentido inverso a la de Benjamin. El filme se centra básicamente en la relación de estos dos seres y su inminente cruce exactamente a la mitad, momento en el que pueden compartir un espacio mutuo, un oasis en un paradójico reloj, un coto temporal condenado al desvanecimiento, pues a diferencia de una pareja tradicional, sus vidas no son convergentes, ni siquiera paralelas, sino inevitablemente divergentes. Una historia humana cosida a un derecho y un revés e hilvanada con delicado hilo que engarza la sonrisa con la tragedia y la nostalgia con la esperanza.

Si la cinta, por momentos recuerda a Forrest Gump, es porque el guionista es el mismo, Eric Roth, y por supuesto, este extraordinario trabajo, basado en la historia de F. Scott Fitzgerald, también es candidato a la estatuilla. En este contexto, hay en la película, una secuencia impresionante, dramática y bella, que explica las coincidencias de este mundo, si es que lo son y no hay un destino ya predefinido; y para concluir este rubro, dos de las muchas frases poéticas que contiene la cinta: “I was thinking how nothing lasts, and what a shame that is” y “Your life is defined by its opportunities… even the ones you miss.”

David Fincher, director, logra un trabajo de manufactura impecable, una precisa pieza de relojería en todos sentidos; no obstante, quince o veinte minutos menos le hubieran caído muy bien a esta cinta cuyo tiempo nada a contracorriente. Tal vez aquí radique su más grande debilidad para los Oscares, en que si bien lo tiene todo… irónicamente, le viene sobrando un poco.

De cualquier forma es una obra imposible de perderse, una oda al sabor de la vida, a lo que hemos dejado en el camino, al coraje de renacer y sobre todo, a aceptar que nuestra existencia no está hecha de segundos o minutos, sino de instantes que atesoramos en el diario de nuestro corazón.

5.00
¡Increíble!

Cines Argentinos (Argentina)

No es habitual que en los Oscar haya películas “lindas” nominadas. Esta es una rareza realmente. Porque si bien cuando salgas de verla, saldrás hecho pelota, con el correr de los días la vas a recordar agradablemente.
Es una historia loca obviamente, pero que tiene un trato serio. Todo el relato es sin prisa, pero jamás pierde el ritmo.
T ... Leer más No es habitual que en los Oscar haya películas “lindas” nominadas. Esta es una rareza realmente. Porque si bien cuando salgas de verla, saldrás hecho pelota, con el correr de los días la vas a recordar agradablemente.
Es una historia loca obviamente, pero que tiene un trato serio. Todo el relato es sin prisa, pero jamás pierde el ritmo.
Todas las actuaciones son brillantes. Brad Pitt sigue demostrando que atrás de su cara de porcelana, hay un actor de hierro (Una frase que podría estar en los posters que venden en las estaciones de tren eh!!). Cate Blanchett sigue sumando puntos en el reality “yo quiero ser la sucesora de Meryl Streep”, va directo a la final!
Pero acá quiero destacar la tarea del director: es impecable, no solo por el arte que pone al filmar, sino que se da el lujo de sacudirle la cabeza al espectador en 6 oportunidades, con sus 7 “rayos”. Cuando la vean los van a recordar.
Y también fue muy jugado lo que hizo con los efectos especiales y el tratamiento sobre Benjamint Button, porque realmente podría haber quedado en ridículo, y sin embargo todo está muy medido y acertado.
Es increíble el trabajo que hicieron agregando y quitando años a los personajes. Desde una Cate Blanchett bailando jovencita, hasta el Brad Pitt marinero. Todo está muy bien elaborado y los efectos especiales ayudan mucho sin ser los protagonistas.
Claramente estamos frente a una película especial, pero que estimo que la mayoría de la gente disfrutará.
No se si sería una justa ganadora del Oscar, pero por mi parte será una de las películas para recordar de este 2009.

4.00
Muy Buena

Clarin (Argentina)

Hay quienes se confunden con los artilugios con que hoy cuenta el cine de gran producción: cuando sirven es porque cumplen como soporte de lo que se quiere narrar; cuando explotan ante el rostro del espectador y se hacen protagonistas, no.

Por eso no hay que hablar tanto de la transformación de Brad Pitt en El curioso caso de Benjamin Button, ... Leer más Hay quienes se confunden con los artilugios con que hoy cuenta el cine de gran producción: cuando sirven es porque cumplen como soporte de lo que se quiere narrar; cuando explotan ante el rostro del espectador y se hacen protagonistas, no.

Por eso no hay que hablar tanto de la transformación de Brad Pitt en El curioso caso de Benjamin Button, su maquillaje y su rostro extrapolado en cuerpos ajenos a medida que su personaje rejuvenece en vez de envejecer. Porque lo primordial en el filme de David Fincher son el drama romántico y la historia del hombre y no los efectos por los que, probablemente, la película se lleve uno de los varios Oscar en los que figura como candidata.

La madre de Benjamin Button murió al dar a luz a su hijo el mismo día que terminaba la Primera Guerra Mundial. Al ver su rostro —por un extraño motivo Benjamin es un bebé con un organismo anciano, y a medida que van pasando los años, crece y rejuvenece, por lo que cuando tenga 80 años su cuerpo será el de un niño— su padre decide abandonarlo. Y es criado por una mujer negra, que trabaja en un geriátrico. Benjamin desconoce su origen, pero poco a poco comienza a advertir los bemoles que tendrá su existencia.

Así narrada puede parecer una película de ciencia ficción, pero el director de Pecados capitales y Zodíaco tiene bien en claro que más que la apariencia de Benjamin lo que en verdad interesa es lo que siente ese corazón en un cuerpo extraño.

El relato parte de un diario íntimo, que lee a su madre la hija de una ex bailarina moribunda (Julia Ormond, que trabajó con Pitt en Leyendas de pasión, y Cate Blanchett, compañera del actor en Babel). El costado romántico de la vida de Benjamin, sus encuentros y desencuentros con la bailarina a lo largo de los años, es acompañado por el devenir de acontecimientos históricos. Lo que recuerda a Forrest Gump. Y tan evidente es que el guionista de aquélla —Eric Roth—es el mismo de ésta que cambió en licencia poética la plumita que bailaba en el aire por un colibrí.

La firmeza de Fincher en timonear el relato es lo que lo vuelve atractivo y no permite que se desbande hacia lo banal y superfluo. Por más que el virtuosismo visual es indiscutible, su estilo es poco ampuloso y elude los excesos para focalizarse en el conflicto interno de Button. Fincher además de un gran conocedor de los tempos cinematográficos —las dos horas cuarenta no parecen tales— es un muy buen director de actores, de allí que su amigo Pitt logre conmover, atravesando las distintas edades de su personaje.

Cómo crecer en el amor verdadero sabiendo que el ser amado no envejecerá con uno puede sonar lejos de toda lógica, de acuerdo, pero la película sabe plantear las preguntas y dejarlas repicando mucho más allá de la anécdota. Y eso es lo que logran las grandes películas.-

4.00
Muy Buena

La Nacion (Argentina)

Desde el principio (la música, los títulos, la anciana agonizante que en una Nueva Orleáns amenazada por el Katrina pide a su hija que le lea un diario íntimo en el que caben varias décadas de historia norteamericana), El curioso caso de Benjamin Button anuncia su aspiración épica, así como la duración -167 minutos- proclama su importanc ... Leer más Desde el principio (la música, los títulos, la anciana agonizante que en una Nueva Orleáns amenazada por el Katrina pide a su hija que le lea un diario íntimo en el que caben varias décadas de historia norteamericana), El curioso caso de Benjamin Button anuncia su aspiración épica, así como la duración -167 minutos- proclama su importancia.

Un elenco de estrellas listas para el Oscar, la generosa producción, la meticulosa tarea de la dirección de arte y el depurado lenguaje visual de David Fincher confirman esa búsqueda de grandeza. Pero si el objetivo se alcanza sólo en la forma es porque del cuento corto de F. Scott Fitzgerald en que se basa el film se ha tomado sólo el título y la idea central (un hombre que nace anciano, crece rejuveneciendo y anda siempre a contramano de sus contemporáneos) y ha sido adaptado (más bien: estirado) por Eric Roth no para imaginar las implicancias de la singular condición del personaje e indagar en su percepción de la vida, el amor, la muerte y el perpetuo desencuentro con los demás, sino para aplicar la fórmula de Forrest Gump y convertir a Benjamin en testigo (pasivo) de unos cuantos acontecimientos de la historia norteamericana. Y aunque se haga hincapié en el caso amoroso (con una ex vecinita de cuando era viejo, convertida en bailarina célebre que triunfa en el Bolshoi y el American Ballet), porque allí se manifiesta con mayor claridad la tragedia que le acarrea su naturaleza, el film acumula, además de frases aleccionadoras y símbolos tan obvios como el del picaflor y la muerte, demasiadas subtramas (la historia del padre), demasiadas anécdotas forzadas, demasiadas circunstancias pintorescas. Y lo grave es que la mayoría de ellas podrían estar o desaparecer sin que el resultado final se modificara.
Acumulación

Tanta acumulación contribuye -sumada al despliegue técnico, la variedad de escenarios, los saltos en el tiempo, la habilidad narrativa de Fincher y la excelencia de su equipo- a que el largo relato se sobrelleve sin mucho esfuerzo, pero también a que se destaquen sus altibajos. Hay sectores más logrados y entre ellos no está el del amor indestructible, tal vez porque al film le falta emoción y porque tampoco hay mucha química entre Pitt y Blanchett. Pero sí los años primeros, en la residencia para ancianos donde le dan cobijo cuando su padre lo abandona asustado ante la visión del bebe monstruo y donde crece rodeado de gente que hace el camino inverso; su aventura como marinero al lado de un capitán de historieta, o sus amoríos con una dama casada (la siempre admirable Tilda Swinton, después forzada a reaparecer para otro mensaje edificante).

Fincher asegura el espectáculo, pero la impresión que deja su extensa fábula es que no había demasiado contenido que lo sustentase. Un seguro gancho reside en la curiosidad de ver cómo Brad Pitt va viviendo -al revés, claro- sus transformaciones físicas, por obra de los efectos especiales y el maquillaje. Eso sí: la inercia de su personaje (que se deja llevar como Forrest Gump y sólo se muestra movilizado por la bailarina) lo ayuda poco.

Fernando López

3.00
Buena

Dejá tu comentario

Comentarios

veri comentó:

El Curioso Caso de Benjamin Button

3.000
"Buena"

"Es una mezcla entre Leyendas de pasión, 7 años en el tibet, conoces a Joe Black, Forrest Gump y el diario de Noa. La historia es rarísima, pero está bien contada y muy bien actuada. Esperaba más."

Hace 6 anos · 2 votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
Lixicato comentó:

El Curioso Caso de Benjamin Button

4.500
"Excelente"

"Algunos la comparan con Forest Gump, y si bien se parecen creo que se diferencian en los focos, en una veiamos el mundo a traves de los ojos de Forest, aquí lo vemos por nosotros mismos. Hay un dicho que dice "cuando vos vas, yo vengo", aqui se plasma en la realidad. Un relato escantador y atrayante por la duda de como enfrentara la vida este ser tan particular. Brad Pitt fue un gran actor desde su primera aparición en Telma & Louise, Cate Blanchet, coincido con Chandler, sera la sucesora de Meryl Streep."

Hace 6 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
Jaqueline.Rodriguez comentó:

El curioso caso de Benjamin Button

4.500
"Excelente"

"Realmente es una historia fascinante, dramática, humana, normalmente rara. Te hace reflexionar acerca de las situaciones de la vida. Las actuacines son buenas. La recomiendo para los amantes del drama."

Hace 7 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder

Películas en cartelera

Star Wars Episodio VIII

de: Rian Johnson
con: Daisy Ridley, John Boyega

La Navidad de las Madres Rebeldes

de: Jon Lucas, Scott Moore
con: Mila Kuni, Kristen Bell

Luna: una fábula Siciliana

de: Fabio Grassadonia, Antonio Piazza
con: Vincenzo Amato, Corinne Musallari

Algo Fayó

de: Santiago García Isler
con: Documental, Santiago García Isler

Good Time: Viviendo al límite

de: Ben Safdie, Joshua Safdie
con: Robert Pattinson, Ben Safdie

Ver más »

Tus amigos en Cinefis