Calificá esta película
Calificá esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

Elena (Graciela Borges) es una reconocida directora de documentales, felizmente casada con Augusto, un músico de su misma edad, con quien no tuvo hijos. Una mañana Elena recibe un llamado anónimo: Augusto se descompuso y está en el hospital. En el sanatorio y acompañada por su amiga y asistente Esther (Rita Cortese), Elena descubre que quien trae a Augusto es Adela (Valeria Bertuccelli), una joven de treinta años, que resulta ser su amante. Elena no sólo tiene que soportar semejante revelación. Al borde de la muerte, su marido le pide que cuide de la joven. Elena atraviesa el duelo con furia y dolor. A los pocos días del fallecimiento, Adela aparece en su casa, intentando un acercamiento que Elena inicialmente rechaza. Desesperada, Adela intenta suicidarse, pero sobrevive. Elena, acorralada por su promesa, decide llevarla a vivir con ella hasta que la chica se recupere. La diferencia de sus personalidades, de su manera de vivir el duelo y la forzada convivencia las enfrenta una y otra vez. A su pesar, les toca atravesar juntas el dolor de la pérdida y aprender a vincularse, no solo como las viudas del mismo hombre, sino también, como las dos grandes mujeres que son.

Ficha técnica

Género Drama
Título Original Viudas
Director Marcos Carnevale
Protagonistas Valeria Bertuccelli, Graciela Borges, Rita Cortese, Martín Bossi
Año de producción 2011
MPAA rating G - Audiencia general. Apto para todo público
Guionista Bernarda Pagés, Marcos Carnevale
Música Javier Herrlein
País Argentina
Calificación de la comunidad
(Basada en 131 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 3 críticos)
Creada por jev233 (Hace 3 anos)
Ultima modificación la vieja (Hace un ano)
Experta de esta película
Mirta.Raina Mirta.Raina es el experto de esta película con 8 puntos

Regístrate, suma puntos y conviértete en el experto de esta película

Críticas de la prensa

Clarin - Miguel Frías (Argentina)

Los dos vértices de un triángulo


Crítica. “Viudas”. La esposa y la amante de un hombre se conocen cuando éste muere. Con grandes actuaciones.
Un par de ejemplos de que lo sencillo e imperfecto -si alguien quiere llamarlo lo popular, que lo haga- cobra relevancia e intensidad con buenos intérpretes: 1) Esta película, con Graciela Bo ... Leer más Los dos vértices de un triángulo


Crítica. “Viudas”. La esposa y la amante de un hombre se conocen cuando éste muere. Con grandes actuaciones.
Un par de ejemplos de que lo sencillo e imperfecto -si alguien quiere llamarlo lo popular, que lo haga- cobra relevancia e intensidad con buenos intérpretes: 1) Esta película, con Graciela Borges y Valeria Bertuccelli 2) Parte de su música, como la canción Paisaje , de Franco Simone, en versión de Vicentico. En el caso de las actuaciones de Viudas , hablamos de un duelo -por momentos duelo, por momentos pas de deux - entre dos artistas de alto vuelo y estilos muy distintos. El conflicto que las enfrenta y une aparenta ser el amor, aunque es la soledad.

Al comienzo, un hombre (Augusto) sufre un infarto que será mortal. En la sala de emergencias, su esposa, Elena (Borges), se encuentra, sorprendida, con la amante de él: Adela (Bertuccelli), una mujer mucho más joven y, como lo intuimos por su mirada perdida y sus movimientos vacilantes, más desamparada. La última frase que Augusto escucha de Elena es: “Sos un hijo de puta”. Pero todo suele ser mucho más complejo en estos asuntos. Elena pasará de la rabia al duelo, a las dualidades amor/odio y seguridad/inseguridad, y a la póstuma certeza de que el hombre de su vida era (además) otro hombre. O de que, en todo caso, era el mismo, pero (además) con otra vida. Igual de angustiante.

La masculinidad cobrará la tácita, misteriosa, inexorable fuerza de lo ausente, y el conflicto de y entre ambas mujeres quedará en primer plano. Detrás de su aparente autosuficiencia, Elena intentará echar luz (tenue) sobre ese territorio que le estaba vedado, como si ahí estuviera la clave del quiebre de su matrimonio, en caso de que existiera tal quiebre. Más fluctuante e inmadura, Adela oscilará entre la búsqueda de amparo (ni ella ni Elena desmentirán a los que crean que son madre e hija) y el odio apenas reprimido por su condición de la otra . “Vos, al menos, podés llorarlo en público; yo ni eso”, le dirá a Elena en un desborde.

El tono es de comedia dramática. Con su comicidad, módica aunque efectiva, jugada casi siempre por el lado de Graciela Borges, en duetos con una amiga (sólida Rita Cortese) o con su mucama (Martín Bossi, en el papel más satírico/grotesco, el de una mucama travesti paraguaya). Pero, en general, Viudas se corre de una definición cerrada. Es probable que los seguidores de películas comerciales la perciban como “poco redonda” (poco demagógica) y los aficionados al cine refinado, como populista. Marcos Carnevale, director de Elsa & Fred y Anita , muestra, en todo caso, mayor eclecticismo y, sin ser revolucionario, cierto alejamiento de parámetros televisivos y del pobre y aleccionador cine de fórmula.

Esta distancia se da, en parte, por acertadas decisiones suyas y, en parte, por los excelentes trabajos de las actrices principales; en especial el de Borges, con su gran presencia en pantalla, su timing y su conocimiento minucioso de los códigos cinematográficos. Elena, de clase acomodada, es directora de cine: en una secuencia en que estrena un filme abundan los guiños. Un cameo de Carnevale con Daniel Burman, que dirigió a Borges en Dos hermanos . Y el saludo de ella a Juan Cruz Bordeu. Borges, que en Viudas no tiene hijos, le pregunta a su hijo en la vida real por su madre. “Dirigiendo”, contesta él. No sería mala idea.

4.00
Muy Buena

Escribiendo Cine - E. Obregon (Argentina)

Él las amó, él las unió

¿Qué sucedería si el hombre que uno ama tiene una amante? ¿Y si uno se entera de la existencia de la otra cuando éste muere? Esa es la premisa argumental de Viudas (2011), con la que su realizador, Marcos Carnevale, da un paso sustancial en su carrera. La clave del film está en las actuaciones de Graciela Borges ... Leer más Él las amó, él las unió

¿Qué sucedería si el hombre que uno ama tiene una amante? ¿Y si uno se entera de la existencia de la otra cuando éste muere? Esa es la premisa argumental de Viudas (2011), con la que su realizador, Marcos Carnevale, da un paso sustancial en su carrera. La clave del film está en las actuaciones de Graciela Borges y Valeria Bertuccelli, una dupla perfecta.

Tras explorar en Elsa y Fred (2005), Tocar el cielo (2007) y Anita (2009) relatos en donde el plano sentimental aparecía por momentos exacerbado (hecho que atentaba contra la verosimilitud de las historias), aquí Carnevale centra la tensión en los dilemas y emociones que surgen en la pareja protagónica. Elena (Graciela Borges) es una realizadora cinematográfica de mediana edad que un día, en plena jornada laboral, recibe el aviso de que su marido acaba de sufrir un paro cardíaco. Su mundo comienza a tambalearse, más aún cuando descubre en el hospital a Adela (Valeria Bertuccelli), una joven que también se desmorona ante la pérdida de Augusto: el hombre que las acompañó a las dos. Tras varias apariciones de la muchacha, acorralada por perder su trabajo y luego de un intento de suicidio, finalmente Elena la deja vivir en su propio departamento.

Si el guión tiene algunos lugares comunes (y previsibles), también tiene la fortaleza de poner foco en el vínculo entre ambas. Es verdad que, a partir del ingreso de Adela en la casa y en la vida de Elena, la verosimilitud comienza a tensarse. Pero tanto la intimista puesta de Carnevale como la convicción que ponen las actrices, hacen de Viudas una película más que atendible. El vínculo entre ambas muta por los senderos del entendimiento, la ira, la falta de comprensión, pero -en definitiva- la identificación: ambas perdieron al amor de su vida.

Hay, desde luego, personajes secundarios que escuchan, aconsejan y acompañan a estas mujeres. Uno de ellos es la amiga de Elena, interpretada por Rita Cortese, una actriz que viene demostrando que, sin ser protagonista, brilla con luz propia, como en la reciente Los Marziano (Ana Katz, 2011). La otra es la mucama, una travesti “conflictiva”, Justina, que con interesantes matices compone el actor cómico Martín Bossi. El problema es que no es posible ubicar en un relato dramático (con sus momentos cómicos, desde ya) a un personaje cuya presencia es disonante respecto de lo que el género exige. Una presencia que comienza a funcionar a partir del momento en el que lo llamativo deviene cotidiano, pues la historia justifica (y “se nota”) la existencia de Justina en la casa de la señora. Hacia el final, da la sensación de ser un golpe de efecto que Viudas no necesitaba, pese al atendible trabajo de Bossi.

Si la película supera esos defectos es por concentración y no por dispersión. Carnevale incluye una secuencia realizada (o simulada) en formato súper ocho, con una versión de Paisaje interpretada por Vicentico. Una canción de Franco Simone popularizada por Gilda. Al igual que en este ejemplo, otros hallazgos de la puesta tienen que ver precisamente con “dejar hablar” a las dos mujeres, saber emplear el campo y contracampo no como un recurso televisivo sino como un detenimiento en el phatos dramático. En esos momentos, Viudas entrega momentos de profunda veracidad y conmoción.

Más justificados que la inclusión de Justina son las apariciones de los posibles pretendientes, quienes reflejan la diversidad con la que estas mujeres vivencian sus duelos. Porque aquí se trata de ellas. Viudas no es una película feminista, si bien es gratificante ver una historia en donde el vínculo amistoso femenino no tiene esos ribetes tan histéricos y despiadados que el mainstream norteamericano suele mostrar con especial predilección (Sex and the city y sus derivados).

En suma, Viudas film que conmueve, dirigido por un Carnevale que ha madurado, con dos actrices formidables. No es poca cosa.

4.00
Muy Buena

Otros Cines - Diego Batlle (Argentina)

En una de las primeras imágenes de Viudas, se ve a Adela (Valeria Bertuccelli) con la mirada perdida en la guardia de un hospital con su cuerpo sólo cubierto con un impermeable de hombre. Ese momento absurdo -en la línea de los Anderson (Wes y Paul Thomas)- permitía augurar una historia arriesgada, fuera de norma.

Pocos minutos después -cu ... Leer más En una de las primeras imágenes de Viudas, se ve a Adela (Valeria Bertuccelli) con la mirada perdida en la guardia de un hospital con su cuerpo sólo cubierto con un impermeable de hombre. Ese momento absurdo -en la línea de los Anderson (Wes y Paul Thomas)- permitía augurar una historia arriesgada, fuera de norma.

Pocos minutos después -cuando ya sabemos que Adela era la amante y Elena (Graciela Borges), la esposa del fallecido Augusto- entra en escena un personaje a todas luces almodovariano. Se trata de Justina, la empleada doméstica (travesti y paraguaya para más datos) que interpreta Marín Bossi (sí, aquel que personificó a CFK y a Macri en el Gran Cuñado tinelliano). Está claro -y no sólo por este detalle- que a Carnevale le gusta mucho el cine de Pedro, pero la cosa no va mucho más de allí.

Sin embargo, a pesar de esas referencia, lo que termina primando en Viudas es el costumbrismo más ramplón (al menos en este terreno Bertuccelli ratifica sus dotes de excelente puteadora) y el melodrama humanista, aleccionador (y tranquilizador). El material, que en principio daba para algo más que un film sobre el entendimiento, la solidaridad y la redención en medio del dolor, termina siendo demasiado obvio y complaciente.

Si el largometraje resulta atendible y, por momentos, convincente es básicamente por el aporte de sus dos protagonistas: Bertuccelli demuestra que es una de esas actrices que realza cada película en la que interviene. Aquí, en el papel de una estudiante treintañera con tendencia suicida, tenía todo para perder. Sin embargo, como en Un novio para mi mujer, termina elevando el piso (bajo) de los conflictos que Carnevale y la guionista Bernarda Pagés le proponen. Graciela Borges también sortea las limitaciones de esa directora audiovisual y viuda engañada que pasa del resentimiento a la comprensión.

Es por ellas (y por Rita Cortese, típica secundaria a lucirse como la amiga, confidente y asistente de Elena) que Viudas se eleva un poco por sobre la mediocridad de su trama, la previsiblidad de su conflicto y la demagogia de su resolución.

2.50
Regular (+)

Dejá tu comentario

Comentarios

Romina.Jorquera comentó:

Viudas

"muy pero muy buena la recomiendo
"

Hace 3 anos · 4 votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
Mirta.Raina comentó:

Viudas

"una de las mejores pelicula argentinas,muy buen argumento,seguro q mas de una mujer se vio reflejada."

Hace 2 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
luisalex.quezadacruz comentó:

soi de guayaquil ecuador q gusto poder ver una producción latinoamericana de altura, ver una realidad q se vive en cualquier lugar y en cualquier esfera social es algo q me hace pensar q todos somos iguales, conozco casos pensaba eran los únicos pero la historia de supera mi capacidad d asombro, desde las escenografías pasando x detalles como un GMC O un 4 x 4, o una forma de hablar muy nuestras y tan comunes en nuestros países me hicieron sentir q era de aquí la historia, mis sencillas felicitaciones, adelante argentinos, adelante SÚPER ELENCO no kiero decir nombres xq me quedaría en deuda cn alguno, todos actuaron hermoso...

Hace 2 anos · Sin votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder

Películas en cartelera

Annabelle

de: John R. Leonetti
con: Annabelle Walli, Ward Horton

Un Amor en Tiempos de Selfies

de: Emilio Tamer
con: Martin Bossi, María Zamarbide

La Mary

de: Daniel Tinayre
con: Susana Gimenez, Carlos Monzón. Dora Baret

Polvo de Estrellas

de: David Cronenberg
con: Julianne Moore, Mia Wasikowska

El Último Amor

de: Sandra Nettelbeck
con: Michael Caine, Clémence Poésy

Ver más »

Tus amigos en Cinefis

Películas relacionadas